[Hpn] STREET SHEET E-Zine -- July 2001 -- Part 5

coh coh@sfo.com
Tue, 03 Jul 2001 15:21:09 -0700


17 €

Who Will Speak for the Voiceless?

You cannot pick up a newspaper that does not showcase some kind of brutality
committed by the government against its own citizens. Every day, someone is
forced out of their home, someone is forced into prison, someone is murdered
by the government. As the cliché goes, there are a million stories in the
naked city; many of the more tragic urban nightmares involve an imbalance of
power.

You hold a copy of the Street Sheet in your hand. I would like to think that
this is because have the courage to hear the voices that are the most
difficult to hear, the voices of the most marginalized members of our
society. In the legal system, these women, men, and children are not only
without a say, they are without representation and without access to the
most fundamental guarantees of governmental protection. How can we call
ourselves a civilized society and deny justice to the poor?

I live and work in the city. Everyday, I navigate through dozens of my
neighbors without names. Everyday, walking down the street, when I am asked
for some change I pull out what I have, realizing that this person is
depending on the kindness of strangers for their sustenance. Of course, like
many people, I have a limited income; if I gave more than a certain amount
each day, I would begin having trouble sustaining myself. I have a friend
who insists that if I keep throwing my money at ³the homeless problem,² not
knowing where the money is going, I could be perpetuating an addiction. I
have told her that it is not my place to decide where it is going, these are
human beings who deserve the dignity of making their own life choices.
Furthermore, with just a slightly different life story, she or I might crave
something stronger than coffee to make the hurt, pain and frustration go
away.

These people are real to me. I am constantly exposed to people on the edge
of homelessness, being pushed onto the street by government apathy, greed,
or injustice. I am walking down Van Ness Avenue not to go to a dot-com job,
but on my way to volunteer for the Coalition of Concerned Legal
Professionals (CCLP).

Today, I was in a courtroom at a hearing in Sacramento involving 12,000 farm
workers who have filed suit, with the assistance of CCLP, against the State
of California. The farm worker¹s rents for state-owned housing doubled
without notice, and also without an increase in wages. This left them on the
verge of homelessness. As an aside, the conditions they were living under
were inhumane and fell far below any housing code standards in the state.
The governmental slumlords were charging these people to be essentially
warehoused in rotting sheds. Then came the inexplicable rent increase,
making them homeless.

When I began doing public service work, I found that everything seemed to be
a temporary Band-Aid. No one was staving off the real cause of the pain.
Good Samaritans gave food, money, clothes, yet the systemic problems
persisted. I could never give enough to help everyone. I recognized that a
solution must be employed to prevent people from falling through the cracks
in the first place. That was when I faced the daunting ‹- and clichéd ‹-
imperative to change the system.

Getting involved at CCLP here in San Francisco was the natural next step for
me. CCLP is an all-volunteer organization of attorneys, law students,
paralegals, court reporters and other concerned community members.
Volunteers have united to commit their time and skills to help to make
justice a reality for the poorest and the most disenfranchised among us.
CCLP represents those who are fighting a David¹s battle against the
government¹s Goliath; we try to keep in mind that David won, of course, but
it is still a massive undertaking. The organization is unique, because they
refuse to take government grants that might compromise their mission.

I chose the legal path towards helping poor and homeless people because I
want to be in the one arena where justice is both talked about constantly
and rarely achieved: the courtroom. I want to fight bad laws, challenge
oppressive government agencies, and speak up for those who will otherwise
not be heard in court. I want to achieve a measure of justice that will go
on the books, and endure. We cannot let fairness be a privilege enjoyed only
by those who can afford attorneys.

I am writing this article for two reasons. First, I want to spread the word
to low-income and working-class citizens that there is such an organization.
If you need legal assistance in any way, please call CCLP, at the number
below, to see if they can help you Second, if you are looking for an
organization through which to fight the incredible injustice facing the
homeless and the poor, by giving them a voice against injustice, you can
volunteer with CCLP. All that is required is a passion for justice, and a
willingness to work for it.

I admit I am young, optimistic, and naïve ‹ but I do know that in order to
overcome deeply entrenched inequity, the work of many hands is needed. There
is always a job for everyone, as Helen Keller once said, ³I am only one; but
still I am one. I cannot do everything, but still I can do something; I will
not refuse to do the something I can do.²

The Coalition for Concerned Legal Professionals is located at 2107 Van Ness
Avenue, Suite 303, in San Francisco. They can also be reached by phone at
(415) 614-0978.

Maureen Thompson 
with Ivory Madison

___________________________________________________
ƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒ
ƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒ
¡EDICION POPULAR EN ESPANOL!
ƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒ

18 €

Nuestra palabra es nuestra arma: Obras selectas del Subcomandante Marcos


Todo empezó en una media noche 1o de enero de 1994 cuando un grupo de
guerrilleros enmascarados bajó de las montañas del sudeste de México, y alzó
las armas en contra del corrupto gobierno mexicano, demando Justicia,
Libertad, y Democracia.

A la mañana siguiente cuando las noticias se oyeron un lugar llamado Chiapas
sería la palabra común , y una pipa humeante, un personaje Zapatista con
mascara negra llamado el subcomandante  Marcos se convertiría en el enviado
para expresar la palabra no sólo de la clase oprimida, sino también de una
generación de revolucionarios.

Algunos llamarían a Marcos terrorista, otros,  a través de sus escritos, una
nueva voz de liberación. Pero es a través de sus múltiples cartas que él da
luz  al mundo no sólo para tratar temas sobre los problemas de clases sino
las del  proletariado y los efectos del neoliberalismo. El Neoliberalismo es
un aliado internacional de las estrategias para remover todos los derechos
de los obreros, los derechos del medio ambiente y los derechos humanos
considerados así por la ley de derechos nacionales. La clase opresora se
convierte en cómplice de esto  mediante  el tratado  de libre comercio
(NAFTA) y el tratado de intercambio mundial (WTO). Por otra parte Marcos
describe que pasa con los indígenas del tercer mundo cuando los Países
Capitalistas  como los Estados Unidos y el propio México  ambiciosamente
hunden sus garras para saquear la ya empobrecida tierra indígena y
arrebatarle todo desde tierra, petróleo, comida, educación, cultura,
dejándolos en la miséria del alcoholismo, adición a las drogas, prostitución
y enfermedades.

No puedes luchar contra lo que no puedes ver.  Esta es la razón por la cual
los Zapatistas portan mascaras , y se esconden bajo el anonimato ³Nosotros
somos los sin rostro.² afirma Marcos en sus escritos, ³Estando callados
nuestras voces están muriendo.² Esto es de suma importancia para el
movimiento Zapatista. Como Marcos explica ya es tiempo de que nosotros
destruyamos  la historia de dolor y humillación y crear una nueva, con
nuestro panteón de dioses revolucionarios como Pancho Villa, Emiliano Zapata
y el Ché Guevara.

Sus voces resuenan de estas cartas, algunas son chistosas, algunas de gran
intensidad que te hacen temblar al darte cuenta que lo que ellos demandan
es lo mismo que el resto del mundo está teniendo ventaja a diario, pero ni
siquiera piensan en ello. Tres palabras que han cambiado la historia :
Libertad, Justicia y Democracia. Y con sus voces ellos gritaran es
suficiente ¡YA BASTA!

La palabra es nuestra arma es una maravillosa colección de cartas que no
sólo contienen  la narración de la lucha a la que se ha enfrentado durante
509 años este pueblo sino que también nos permiten entrar al mundo secreto
de los Zapatistas a través de sus ojos sus mitos, y sus historias. A través
de las cartas que leemos a diario. Desde los niños peleando por dulces
hasta permitir que el autor de un poema perdido sepa como el extraña
susurrarlo al oído de su amada. Ante los ojos de el mundo Marcos no es sólo
el  soldado, y el líder en el sentido estricto de la palabra. Sino también
un poeta, y un Héroe. A lo largo de su incontable trabajo él nos ha
demostrado que la Lucha Zapatista está Justificada.

____________________________________________________
ƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒ

19 €

Hoteles de cuartos individuales: Precarios e insalubres

Clari y su hija de 5 años viven en una habitación de 8x10 con una ventana
que da a un tragaluz en el distrito de la Misión en San Francisco, cerca de
la calle 16. Ella núnca sale de la casa después de las 9 de la noche. Y si
una de ellas tiene que utilizar el cuarto de aseo prefieren hacerlo en su
cuarto, utilizando un recipiente designado para esos menesteres.

En el piso hay una cama que comparten la madre y la hija, Heidi. La
bicicleta de la niña cuelga de la pared porque es el único lugar para
guardarla. Del otro lado de la habitación esta la estufa y el lavamanos.
Vivir en ese cuarto y acomodar lo que se pueda es un caos. Clari ha estado
viviendo en un círculo de pobreza, limpiando casas, cuidando gente de la
tercera edad. Aún asi, no le alcanza para mudarse a un apartamento.

El cuarto de baño lo comparten con las demas personas que viven en la misma
planta. El baño ‹ uno para los hombres y otro para las mujeres ‹ no tiene
lavamanos ni papel higiénico. Los residentes tienen que proveerlo. En cada
piso, hay tan solo una regadera que es compartida por hombres y mujeres.
Clari vive en un hotel de piezas individuales (SRO por sus siglas en Inglés)
uno de los 514 hoteles de propiedad privada en la ciudad.

³Si uno de los baños en un piso esta tapado, todos bajan o suben al
siguiente,² dice Clari. Los niños no tienen donde jugar ‹ sólo en el
pasillo. No tenemos ventilación, ni lavadoras ni secadoras, ni buzón.²

Para esto, Clari tiene que pagar $359 al mes con un porcentaje del 2 por
ciento de incremento anual de la renta.

Clari tiene suerte porque sólo comparte la pieza con su hija. Figurese las
mismas circunstancias para familias enteras que comparten uno o dos cuartos.
Son una población invisible cayendo por las cuarteaduras, algunos dicen que
los defensores de niños y de destituidos no consideran a estas familias como
sus constituyentes.

En San Francisco, una grupo especial está llevando a cabo una campaña en
cuatro áreas de la ciudad: La Misión,, Chinatown, Tenderlion y South or
Market, donde familias con niños residen en los SROs.

La campaña está siendo dirigida por un equipo representativo de nueve
organizaciones comunitarias y debería completarse a finales del verano.

Con fondos del Departamento de Salud Pública, una coalición de grupos
comunitarios llamada SRO Collaborative, determinará el número de familias
con hijos viviendo en estos hoteles, y los obstáculos que enfrentan que no
les permiten mudarse.

³El censo nos ayudará a saber exáctamente que tan grande es la crisis para
que la ciudad pueda crear nuevas pólizas que cambiarían las cosas², dice
Maria Poblet, del Comité de Derechos de Vivienda San Pedro.

Un reporte reciente de las familias del grupo de trabajo de SROs dice que
los efectos de vivir en los hoteles son devastadores, con familias
maniobrando en condiciones insalubres e inseguras. Según el reporte, el
grado de contraer tuberculosis es tan grande como en Sub-Sahara, en Africa.

El reporte menciona que las familias no cuentan con lo básico ‹ como
necesidades alimenticias. ³La carencia de espacios adecuados para la cocina,
la limpieza y el abastecimiento deja a las familias dependiendo de lugares
donde se vende comida rápida. Las estampillas de comida solo cubren un par
de semanas del presupento mensual destinado para los víveres.

³La manera de vivir es comprando en la tienda de la esquina,² dice Krea
Gómez, del Departemento de Pólizas y Abogacía del Programa Prenatal de
Destituidos. ³Comemos panecillos de 30 centavos para el desayuno, cuatro
paquetes de queso por un dólar, y galletas, y cuando mamá recibe su cheque
el día primero comemos algo del McDonald¹s; pero eso no es comida².

Gómez debería saberlo. Por seis meses ella vivió con su marido y sus dos
hijos en un hotel porque la casa donde rentaba a largo plazo en Oakland la
perdió cuando el casero decidió venderla. Según ella, muchas familias pagan
entre $250 a $500 dólares por semana para vivir en escualidas condiciones.
Gómez pagaba de $420 por semana a 1680 por mes.

³Miles de familias no son escuchadas por la ciudad², dice Miguel Carrera, de
Hogares Sin Barreras/Housing Not Borders. ³Por eso formamos una coalición.
Para enfocarnos en las familias que viven en los SROs. Queremos contar a las
familias, unirlas, organizarlas y hacer un llamado para que la cuidad sea
más responsable², él dice.

Mientras tanto, el trabajo por continuar las mejoras en los hoteles
continúa. El reporte de SF Families/SROs fue presentado en mayo a la SRO
Fuerzas Especiales de Salud y Seguridad de la Mesa de Supervisores para
poner manos a la obra.

³Esperamos que la mesa de supervisores cree un equipo que llegue hasta estas
comunidades², dice María X. Martinez, directora de la Comisaría de Salud de
la Población y Prevención del Departamento de Salud Pública de San
Francisco. ³Esta fuerza especial pide un liderazgo en términos de darle
preferencia a esto que esta pasando en la ciudad y nosotros queremos
continuar los fondos de SRO Collaborative para continuar con el trabajo,²
añadió. 

³Nosotros pensamos que no son las familias las causantes de este problema
sino la cuidad, la cual ha permitido que se agrande por nunca ponerle
atención a los pobres. A ellos no les importa si viven en un hotel o en las
calles,² dijo Carrera.

R.M. Arrieta
Traducido Por Luis Pardio

(Este articulo fue publicado en El Tecolote)


____________________________________________________
ƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒ

CONTRIBUTORS AND EDITORIAL STAFF

Adam Arms, R.M. Arrieta, David Aquino, Paul Boden, Vince Bunten, Miguel
Carrera, Barbara Duffield, Nancy Esteva, Lawrence Ferlinghetti, Jennifer
Friedenbach, fukiya, Angelique Gonzalez, Kathleen Gray, Tim Hackett, Jackie
Henderson, Bianca Henry, kaponda, Lorraine Leavitt, Allison Lum, Hoops
McCann, Mario McCarthy, Ivory Madison, chance martin, Paula Mathieu, Jesse
Mayes, Leroy F. Moore Jr., Federick Noland, Robert Norse, Joel Oppenheimer,
Luis Pardio, Ruth Pleaner, María Poblet, Mara Raider, Brian Russell, Naomi
Szoke, El Tecolote, Maureen Thompson, George Tirado, James Tracy, Miss
Visitor, Mariana Viturro, Arnett Watson, West of Twin Peaks Observer, John
Wilson, LS Wilson

____________________________________________________
ƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒƒ
America's one of the finest countries anyone ever stole.
    - Bobcat Goldthwaite

***********************************************************
9000+ articles by or via homeless & ex-homeless people
INFO & to join/leave list - Tom Boland <wgcp@earthlink.net>
Nothing About Us Without Us - Democratize Public Policy
***********************************************************
STREET SHEET
A Publication of the Coalition on Homelessness, San Francisco
468 Turk Street, San Francisco, CA 94102
415 / 346.3740-voice € 415 / 775.5639-fax
streetsheet@sf-homeless-coalition.org
http://www.sf-homeless-coalition.org